Los avances científicos y tecnológicos y en especial la aparición de las redes sociales  han supuesto cambios muy rápidos, sin dar tiempo  a que las personas puedan interiorizarlos ni adaptarse a las nuevas exigencias que estas transformaciones han ido imponiendo.

En la sociedad actual, la familia necesita un marco de referencia para guiar, orientar y educar a sus hijos, porque sumergida en un mundo cambiante, cuya inestabilidad e incertidumbre fomenta inseguridad y miedo, se encuentra confundida, las viejas creencias, los valores vividos, en definitiva la educación recibida, no le sirve para educar a su generación actual.

Las familias se encuentran en medio de contrastes ante los cuales se sienten sobrepasadas y se preguntan cómo responder a las demandas de sus hijos, sin que en la actualidad les sirvan sus propias experiencias y vivencias.

La familia como primer ámbito educativo necesita reflexionar sobre sus pautas educativas y tomar conciencia de su papel en la educación de sus hijos. La complejidad de la realidad actual se le escapa y esto repercute en la vida del niño, conllevando problemas escolares y familiares que surgen en la realidad diaria: desinterés, falta de motivación, dependencia, bajo rendimiento, fracaso escolar, violencia, etc.

Los centros escolares por su parte se encuentran desbordados, siendo incapaces de desarrollar personalidades educadas y equilibradas, si no encuentran apoyo, ni reciben ayuda de las familias  en los temas relacionados con la educación de nuestros jóvenes.

Es vital que los centros escolares, situados en el segundo ámbito educativo, refuercen y confirmen los valores y la educación que proponen las familias, logrando así que los jóvenes reciban un mensaje claro, consensuado y contundente  desde los dos pilares de su educación, recibiendo un aprendizaje que les permita poner en práctica los valores de la vida comunitaria, en todos los ámbitos sociales.

¿Qué puede hacer la familia ante esta situación? Buscar aliados y emprender con ayuda un camino que les permita crear una nueva concepción de la educación, desde una perspectiva real dónde las pautas educativas se adapten a las necesidades actuales para educar a sus hijos.

¿Cómo? Analizando y reflexionando la realidad social actual en la que están inmersas y tratar de responder al tipo de educación que quieren dar a las nuevas generaciones, así como en los medios e instrumentos que han de utilizar para lograrlo.

¿Cómo llevarlo a la práctica? En primer lugar, es necesaria una nueva forma de enfocar la educación en la familia, que ha de tomar conciencia de la necesidad de su participación en ámbitos sociales más amplios. Esto exige una formación de padres a través de programas.

 

En segundo lugar, es esencial que padres y profesores se pongan de acuerdo sobre cómo hacer efectiva la participación de la familia en la escuela, para que sus relaciones sean de ayuda mutua y hacer frente a los desafíos que les presenta este mundo en cambio, lo que va a repercutir de forma positiva en la educación de los niños y va a dar coherencia a sus

Con el firme propósito de ayudar a las familias en la difícil tarea de educar a sus hijos para la sociedad actual, en Educando Proteges, queremos ser un nexo de unión entre padres y centros escolares, para facilitar que los valores educativos inculcados en los dos ámbitos, vayan de la mano y no se diluyan sin llegar a conseguir el objetivo de educar a nuestros jóvenes, ya que creemos firmemente que para que nuestros hijos formen una sociedad mejor, es de vital importancia que se realicen intervenciones globales en las que se impliquen sobre todo a familias y escolares, desde una perspectiva social, práctica, actualizada y educativa.

Por todo lo expuesto, nuestra oferta para las AMPAS, busca llegar a las familias desde un punto de vista actual y relacionado directamente con la formación que ofrecemos a los centros escolares para los alumnos. Nuestro objetivo principal es que la formación que impartimos llegue tanto a los padres como a sus hijos, buscando neutralizar o debilitar todos aquellos factores de riesgo, que impidan la aparición de comportamientos delictivos, violentos o de riesgo.

 

Nuestra oferta, orientada siempre desde un punto de vista práctico y participativo, con contenidos actuales y enfocados desde la experiencia adquirida en más de 15 años de trabajo con menores y problemática familiar, consiste en impartir los talleres que reciben sus hijos adaptados al punto de vista de los padres, siendo éstos los siguientes:

Cursos y talleres para AMIPAs

En estos talleres,  la información y pautas que se facilitan están totalmente relacionadas con las impartidas a los alumnos, sin dejar de ser útiles de manera independiente.

Como en los talleres que se imparten en las escuelas, es opcional que la última de las sesiones se realice de forma conjunta, acudiendo en este caso también los menores.

 

Padres ante las nuevas tecnologías

 

Z

Gestión de normas, privilegios y castigos en el ámbito familiar

 

Prevención de la violencia entre iguales y acoso escolar

 

Prevención de la violencia de género

 

s

Cómo prevenir la violencia ascendente

 

~

Prevención y uso seguro de las TIC

 

Prevención del consumo de cannabis y alcohol

 

Prevención y consecuencias derivadas de las conductas sexuales tempranas

 

¿No perteneces a ninguna Amipa o te interesan estos talleres para que también los puedan realizar otros padres o madres que conoces?

CONTACTA CON NOSOTROS

También los impartimos en pequeños grupos, con un mínimo de 5 asistentes y un máximo de 20, con un importante descuento por asistencia de ambos progenitores.

Left Menu IconMenú
Right Menu IconMenú